Maculopatía

Qué es

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

La DMAE provoca un deterioro progresivo del epitelio pigmentario retiniano (capa que recubre y nutre a la retina) y de las células de la mácula (donde se concentra un mayor número de conos o fotorreceptores responsables de la agudeza visual y la discriminación de colores).

Como consecuencia, se produce una pérdida gradual de la visión central. La enfermedad es indolora e irreversible.

Existen dos tipos de DMAE, teniendo en cuenta que un mismo paciente puede pasar de un tipo al otro:

  • DMAE seca o atrófica: es la forma más prevalente (alrededor del 85% de los casos) y se caracteriza por una evolución lenta y progresiva. Se produce como resultado de la acumulación de desechos (depósitos amarillentos o drusas), lo que atrofia la zona macular.
  • DMAE húmeda o exudativa: aunque es menos frecuente, su avance es más rápido y suele tener un peor pronóstico visual. En esta forma de DMAE crece una membrana vascular  debajo de la retina, debido a la aparición de nuevos vasos sanguíneos anómalos y muy frágiles, que sangran y pierden líquido, comprometiendo a la visión de forma severa.

Es de vital importancia el diagnóstico precoz de esta patología ya que cuanto antes se descubra, mayores serán las posibilidades del éxito terapéutico.

Síntomas

Los síntomas más importantes son:

  • Mancha central negra o difusa, denominada escotoma
  • Visión deformada, denominada metamorfopsia
  • Dificultades en la lectura o en la visión cercana

Tratamiento

Como iniciativa el oftalmólogo detectara cuál de las dos DMAE es la que está afectando al paciente. Si es la de tipo seca, lo que hay que observar es la progresión de la misma mediante controles pautados y estudios complementarios. Actualmente se pueden dar complejos vitamínicos para que esa progresión se mantenga seca y no avance hacia la forma húmeda.

Si la DMRE es húmeda, existen drogas específicas a nivel intraocular que se pueden aplicar para mantener la retina en el mejor estado posible durante la mayor cantidad de tiempo en que se pueda.

Ambos son tratamientos de mantenimiento, es decir, tienen el objetivo de mantener la visión que el paciente tiene e incluso inicialmente mejorarla, pero no son curativos. Allí radica la importancia de la prevención y la consulta oportuna. Cuanto más leve sea el estadio inicial con el que el paciente ingresa a la consulta, mejor será el resultado al final.

Abrir chat
Somos nuevos prestadores de Apross!
A partir del día de hoy atendemos Apross en nuestra clínica.
AVISO IMPORTANTE
Estimado paciente: por razones de público conocimiento, el Instituto se encontrará atendiendo únicamente urgencias oftalmológicas (hasta nuevo aviso). Ante una urgencia, por favor comunicarse a los siguientes numeros:

0351-153537931
0351-155068858

@imoc.oftalmolgiacordoba
facebook.com/imocoftalmologiacordoba/

La Salud es responsabilidad de todos. ¡Cumplamos con el aislamiento social!