Ojo Seco

Qué es

El ojo seco es una enfermedad que consiste en la escasez de la cantidad de lágrima y/o en el deterioro de la calidad de la misma produciendo una inflamación de la superficie ocular. Las lágrimas mantienen la salud de la superficie externa de los ojos en contacto con el medio ambiente, y ayudan a proporcionar una visión clara.

Cada vez es más frecuente el ojo seco por el uso excesivo de celulares, tablets y computadoras. Hoy lo estamos viendo incluso en adolescentes y antes era casi exclusivo de los adultos. Algunas de sus causas son la edad, el uso de lentes de contacto, condiciones ambientales, medicamentos o la exposición muy prolongada a luz de pantallas.

Síntomas

Los síntomas del ojo seco suelen incluir:

  • Arenilla y sensación de cuerpo extraño
  • Irritación, picazón o aspereza
  • Ojos cansados
  • Sequedad
  • Lagrimeo
  • Visión borrosa

Tratamiento

El ojo seco suele ser una patología crónica, pero puede ser diagnosticada y tratada por un oftalmólogo. Los síntomas de ojo seco pueden ser tratados por medio de cambios en el estilo de vida y del ambiente. Algunos de estos pueden ser:

  • Recesos en la lectura
  • Mantenerse hidratado
  • Evitar sustancias irritantes (como polen, humo de tabaco, contaminación ambiental, humo)
  • Suplementos dietarios
  • Mejorar la humedad del ambiente
  • Aumento de la frecuencia del parpadeo

El tratamiento médico puede consistir en:

  1. Sustituir la lágrima y aumentar la lubricación de la superficie ocular. Se utilizan lágrimas artificiales, preferiblemente sin conservantes, en colirio, gel o pomada.
  2. Reducir la inflamación de la superficie ocular producida por la sequedad utilizando colirios antiinflamatorios. El uso de este tipo de fármaco debe ser controlado estrictamente por un oftalmólogo.
  3. En los últimos años ha habido un cambio de paradigma en el tratamiento del Síndrome de Ojo Seco. La gran diferencia radica en que podemos mejorar la calidad de nuestras propias lágrimas tratando la disfunción de las glándulas de Meibomio, el cual es el origen del problema. En general, los demás tratamientos mencionados, mitigan de forma temporal los síntomas, y es por ello que muchos pacientes siguen siendo sintomáticos a pesar de realizar los mismos.

Estudios recientes señalan a la obstrucción de las glándulas de Meibomio como factor responsable en un 80% de los síntomas de ojo seco, por lo cual el cuidado de los párpados aparece como una recomendación de primera línea en el tratamiento de esta enfermedad. La mayoría de los casos de los pacientes que sufren de ojo seco no se debe a que no tengan lágrimas, si no que la calidad de las mismas no es buena y, por lo tanto, no logran humectar adecuadamente sus ojos.

En Argentina, hay más de cuatro millones de personas que sufren de ojo seco y el 86% de los mismos tienen alteradas las glándulas de Meibomio, que son unas glándulas muy pequeñas que están en los párpados y producen la capa lipídica de la lágrima. Dicha capa, es la encargada de mantener las lágrimas estables y evitar que se evaporen muy rápido de los ojos secando los mismos.

Existen dos alternativas de tratamiento del Ojo Seco, mediante este nuevo paradigma:

A) SPA DE OJO SECO

A través de lo que denominamos “Spa de Ojo Seco”. El mismo es un procedimiento no invasivo, en el cual personal altamente capacitado realiza un procedimiento de manera manual en sus párpados. El objetivo es brindarle al paciente una atención óptima y al mismo tiempo una experiencia agradable.

Este procedimiento incluye limpieza palpebral, aplicación de calor local, masaje y expresión de glándulas de Meibomio, con la ayuda auxiliar de un dispositivo masajeador.

Recomendamos este tratamiento para aquellos pacientes que tienen contra indicada la próxima alternativa que desarrollaremos: el tratamiento con  Luz Pulsada de Alta Frecuencia.

Adicionalmente, se educa al paciente sobre su condición y se capacita para mantener una buena higiene palpebral en su hogar. Este tratamiento también es apropiado y efectivo para pacientes que sufren de orzuelos a repetición.

B) LUZ PULSADA

El tratamiento con luz pulsada de alta frecuencia (Intense Pulsed Light o IPL por sus siglas en inglés) mejora la circulación sanguínea y activa las terminaciones nerviosas del ojo.

La luz pulsada se aplica por debajo del párpado inferior -no directamente al ojo- y genera una ola de calor interno que estimula las glándulas de Meibomio cambiando la calidad de su secreción y ajustando el nivel de secreción lipídica. De esta forma, se logra mejorar el estado de la película lagrimal y mantener la estabilidad de la secreción.

La intervención dura algunos pocos minutos por ojo, siendo necesarias al menos tres sesiones, hasta que se restaure la fina capa de grasa que lubrica y reduce la evaporación de la película lagrimal y el paciente pueda notar los efectos.

En definitiva, se trata de una alternativa más para el tratamiento de ojo seco, ya que disminuye los síntomas y logra que los pacientes utilicen con menor frecuencia las lágrimas artificiales.

¿Por qué es importante realizar estos tratamientos?

Cuando las glándulas de Meibomio se tapan y permanecen tapadas mucho tiempo, empiezan a atrofiarse, disminuyendo su tamaño y cantidad, con el consecuente agravamiento del ojo seco año tras año. Lo distintivo de estos tratamientos es que no solo estamos mejorando la calidad de nuestras propias lágrimas (que son mucho mejores que cualquier lágrima artificial que usemos) sino que, además, al destapar las glándulas de Meibomio, evitamos que estas se atrofien con los años como consecuencia de una obstrucción crónica.

Abrir chat
Somos nuevos prestadores de Apross!
A partir del día de hoy atendemos Apross en nuestra clínica.
AVISO IMPORTANTE
Estimado paciente: por razones de público conocimiento, el Instituto se encontrará atendiendo únicamente urgencias oftalmológicas (hasta nuevo aviso). Ante una urgencia, por favor comunicarse a los siguientes numeros:

0351-153537931
0351-155068858

@imoc.oftalmolgiacordoba
facebook.com/imocoftalmologiacordoba/

La Salud es responsabilidad de todos. ¡Cumplamos con el aislamiento social!